jueves, 24 de mayo de 2012

“Nueva empresa deberá respetar estándares ambientales en La Oroya”


Emma Gómez, de la Plataforma La Oroya por un cambio, señala que reinicio de operaciones del Complejo Metalúrgico deberá estar condicionado a la construcción de la planta de ácido sulfúrico, para garantizar el cumplimiento de los estándares ambientales y evitar la contaminación en La Oroya.

En los próximos días se debe definir cuál será el futuro del Complejo Metalúrgico de La Oroya. Por su parte, la empresa Doe Run presentó una cuarta propuesta del plan de reestructuración a fin de seguir con la administración del Complejo, que está en sus manos desde 1998. Esto requerirá de una nueva reunión de la Junta de Acreedores para evaluar si es aceptada o rechazada. De ser el primer caso, se pondría fin al proceso de liquidación en marcha iniciado hace algunas semanas.

Al respecto, Emma Gómez de CooperAcción, institución que forma parte de la Plataforma La Oroya por un cambio, señala que “sea que se acepta el nuevo plan de reestructuración de Doe Run o sea que un nuevo operador se haga cargo del complejo, el Estado debe exigir el cumplimiento de rigurosos estándares ambientales. Ello implica que la planta de ácido sulfúrico pendiente sea construida antes del reinicio de las operaciones. No se puede permitir que la historia de contaminación y afectación a la salud de la población se repita en La Oroya.”.
Para Gómez este cuarto intento de Doe Run de presentar un plan de reestructuración, que no ha incluido la construcción de la planta de ácido sulfúrico significa que “la empresa sigue mostrando cero voluntad de asumir sus compromisos ambientales pues la construcción de la planta debe ser una condición previa al reinicio de las operaciones. Hacer lo contrario sería condenar a La Oroya a sufrir un nuevo escenario de contaminación y de daños irremediables a la salud de  su población”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada